Debe invertir en países extranjeros?

Las inversiones extranjeras agregan diversidad pero hay riesgos      

Invertir en países extranjeros es una opción relativamente nueva para inversores individuales. Afortunadamente, el advenimiento de fondos mutuos y fondos cotizados (ETF) con foco internacional lo ha hecho más fácil que nunca. Pero, ¿invertir en el extranjero es una buena decisión? Como siempre, la decisión en qué países invertir depende en gran medida de sus objetivos de inversión, pero este artículo analizará algunos de los pros y los contras.

Por qué elegir países extranjeros para invertir?

La regla principal de la inversión es buscar el mayor rendimiento ajustado por riesgo para su capital (también llamado «alfa»). Básicamente, desea maximizar las ganancias obtenidas más allá de la cantidad de riesgo asumido en una inversión determinada. Una de las mejores maneras de lograr esto es a través de la diversificación, que se ha demostrado matemáticamente que mejora los retornos ajustados al riesgo.

Inversiones extranjeras

Una cartera efectivamente diversificada tiene al menos 8-10 activos no correlacionados (o activos que no se mueven entre sí) distribuidos en varias industrias y geografías, lo que garantiza que un evento adverso en un mercado no afectará negativamente a toda la cartera. Como resultado, invertir en países extranjeros (diversificación geográfica) es una forma importante de mejorar los retornos ajustados al riesgo a través de la diversificación.

Dónde encajan las inversiones extranjeras?

Estados Unidos es conocido mundialmente por sus inversiones de refugio seguro, como bonos del Tesoro y compañías de primera línea. Del mismo modo, los países extranjeros a menudo se ajustan a sus propias categorías de inversiones, que van desde productos básicos hasta existencias en crecimiento.

Como resultado, los inversores que buscan este tipo de inversiones pueden considerar el uso de acciones extranjeras para llenar el vacío y mejorar la diversificación.

Los países extranjeros en el llamado grupo BRIC (Brasil, Rusia, India y China) son conocidos principalmente por sus oportunidades de crecimiento. Estos países han experimentado niveles significativos de crecimiento económico, lo que ha ayudado a muchas empresas dentro de la prosperidad. Sin embargo, como con cualquier nación en desarrollo, hay mayores riesgos asociados con la capacidad de gestionar con éxito el crecimiento a largo plazo.

Otros países son conocidos por sus áreas específicas de enfoque. Por ejemplo, Nigeria es conocida por su arriesgada industria petrolera en alta mar; Chile es famoso por sus minerales raros; Canadá es conocido por sus arenas de oro y petróleo; y Medio Oriente es popular por sus oportunidades de petróleo y gas. Cada país extranjero tiene sus propias áreas de enfoque económico y perfil de riesgo a recompensa para los inversores internacionales.

Los riesgos clave de invertir en el extranjero

Hay riesgos para invertir en cualquier país o mercado, incluido Estados Unidos, por lo que es tan importante crear una cartera diversificada. Por ejemplo, si EE. UU. Cometió un error en la política monetaria y el dólar cayó en espiral, ¿no sería bueno invertir en otros países que no están afectados?

Sin embargo, existen varios riesgos específicamente asociados con la inversión extranjera versus la inversión nacional.

Aquí hay tres de los riesgos más significativos:

  • Riesgo de tipo de cambio de divisas: las empresas extranjeras suelen generar ventas e ingresos en su moneda local, como euros o francos suizos.
  • Riesgo político geopolítico: algunas empresas extranjeras operan en países que pueden enfrentar riesgos geopolíticos, como el terrorismo o vecinos potencialmente hostiles.
  • Riesgo económico y crediticio: las empresas extranjeras a menudo dependen de la salud de la economía de su país anfitrión.

Puntos clave para llevar

  • La inversión internacional es una posibilidad relativamente nueva para los inversores individuales, con el aumento de fondos mutuos y ETF centrados en oportunidades globales.
  • La elección de los destinos de inversión internacional correctos depende en gran medida de las necesidades de un inversor individual y de dónde le gustaría apuntar su capital.
  • Existen muchos riesgos asociados con la inversión internacional, incluidos los riesgos cambiarios, los riesgos geopolíticos y los riesgos crediticios, entre otros.

Sobre el Autor

es_ESSpanish
es_ESSpanish